Boca del Río, casa del Stand Up Paddle



Boca del Río se ha convertido en la nueva casa nacional del Stand Up Paddle, de acuerdo con Max Lhullier, entrenador nacional de la disciplina, quien ofreció una clínica a remadores en la ciudad.

El francés, radicado por más de una década en nuestro país, prevé un futuro promisorio para el deporte, gracias en buena medida al crecimiento exponencial de la cultura que ha llevado a decenas de veracruzanos a las aguas.

“Al momento no estamos cerca del Top Mundial, en su momento hace unos seis años lo estábamos, un poco en la vanguardia del deporte, han llegado a estar en podios en eventos internacionales. Al momento en México no existe en México que se esté preparando para lograr estar en el Top; creo que tenemos muy buenos juveniles que podrían llegar con una buena formación a ser muy buenos en el futuro”, señaló Lhullier, luego de compartir sus enseñanzas a principiantes, intermedios y avanzados, gracias al esfuerzo de César Torres, promotor de la actividad desde hace 11 años en la sociedad boqueña.

El atleta galo ve con buenos ojos la apertura de los deportes de mar abierto a escalas de Juegos Olímpicos, como lo fue el Surf en Tokio 2020, por lo que augura que su disciplina, tarde o temprano acceda a esos niveles, “el SUP ha estado presente en los Juegos Panamericanos, esa fue la primera experiencia olímpica del deporte, y creo que también fue un éxito. No creo que sea aceptado como deporte de exhibición en París 2024, pero el deporte en sí creo que sí se merece estar. El SUP Race que son las carreras, es más probable que llegue a ser olímpico que el de olas; estoy muy a favor de que un día el SUP Race a los Juegos Olímpicos”.

Por su parte, el encargado de organizar la ponencia, César Torres, dijo estar satisfecho con lo realizado en la semana con el referente del deporte, “este tipo de clínicas nos va ayudar a evolucionar en nuestro SUP, actualmente nos hemos enfocado en lo que es el turismo. Hay jóvenes que tienen todas las facultades para destacar a nivel nacional, y prueba de ello es que Max estuvo entrenando a tres promesas veracruzanas, que si siguen por este camino, quizá puedan representar a Veracruz a un buen nivel”.

Finalmente, aseguró que con esto, renovó su entusiasmo para fomentar el Stand Up Paddle, y así mantenerse como la mejor plaza para practicar la disciplina, “es un orgullo decir que mucha gente voltea a Veracruz ahora como un lugar para venir a remar, y eso nos da mucha motivación para seguir apoyando este deporte”.