Detienen por segunda vez a exárbitro argentino por intento de abuso

El exárbitro Martín Bustos ya había sido detenido a mediados de 2018, acusado de abuso sexual a juveniles del club Independiente; ahora lo intentó con jugadores menores de Newell’s Old Boys.

El exárbitro argentino Martín Bustos, que había sido detenido a mediados de 2018 acusado de abuso sexual a juveniles del club Independiente, fue detenido nuevamente este viernes luego de que Newell’s Old Boys denunciara que intentó contactarse con chicos de sus categorías inferiores.

Newell’s informó que el caso fue detectado “a tiempo” por el personal de psicología del equipo de la ciudad santafesina de Rosario y que ninguno de los futbolistas de la cantera llegó a sufrir los abusos.

Bustos supuestamente contactó a los menores con engaños a través de las redes sociales, la misma técnica de abusos conocida como ‘grooming’ por la que se le juzga a él y a otras personas en el caso de Independiente.

El exárbitro estuvo en prisión preventiva durante unos meses, por lo que esta nueva causa supondría su reincidencia en casos relacionados con abusos a menores.

La Justicia todavía se ocupa de lo sucedido en el equipo de Avellaneda, donde varios jugadores sí llegaron a ser abusados.

El equipo rojinegro tuvo conocimiento de las actividades de Bustos hace tan solo dos días, el 5 de junio, y agradeció a las autoridades “la celeridad en la actuación”.

El coordinador de divisiones inferiores de Newell’s, Enrique Borrelli, dijo en declaraciones al canal TyC Sports que un jugador de 15 años fue el que avisó al club, pero que no fue el único al que Bustos intentó llegar.

“Tuvo contacto con tres o cuatro (menores), solamente vía telefónica, vía WhatsApp”, indicó, al tiempo que confirmó Bustos le escribió a otros “dos o tres” futbolistas, que “actuaron sin darle importancia, sin contestarle los mensajes”.

En las oficinas del club desconocían, en el momento de la denuncia, que el supuesto agresor era uno de los vinculados a la causa Independiente.

En su momento, el abogado de Bustos reconoció que el exárbitro mantuvo relaciones sexuales con uno de los menores del Rojo, pero aseguró que se lo presentaron como mayor de edad y sostuvo que su defendido no pertenecía a una red de trata.

“No entendemos como este hombre seguía en libertad, no pueden nuestros chicos vivir de esta manera, nosotros tampoco”, recalcó Borrelli.