EXCLUSIVA | Ejercita FGR acción penal contra la juez Alma Aleida “N” y Gamaliel “N”, ex elemento de la Ministerial… y caerán otros más



Ya la FGR ejercitó acción penal contra la juez Alma Aleida “N” y el ex elemento de la Policía Ministerial Gamaliel “N” por presunta violacion a la suspensión provisional concedida a Luis Ángel Bravo Contreras, que impedía que éste fuera detenido y mucho menos que fuese sujeto a medida cautelar de prision.

La causa penal es la 131/2022 y la audiencia inicial será el 2 de septiembre de 2022.

Gamaliel “N”, fue quien encabezó el operativo para detener a Luis Ángel Bravo en la Ciudad de México el 17 de junio de 2018, bajo las órdenes de Luis Eduardo “N”, ex Fiscal Especializado en Atención de Denuncias por Personas Desaparecidas.

Alma Aleida, fue la Juez a modo para mantener en prision a todos los ex funcionarios de la era del duartismo y que a la postre por los arreglos que hubo entre éstos con Winckler, Marcos Even Torres y Luis Eduardo “N” pretendiendo Winckler endilgarle al gobierno de la 4T los nefastos acuerdos a los que llegó con los dóciles fiscales yunistas.

Ahora que Winckler cayó, comienzan a caer una a una las siniestras figuras que dieron vida a una trilogía criminal, encabezada por Miguel Ángel Yunes Linares, quien literalmente usó como casa de seguridad el penal de Pacho Viejo, en el que tenía a su Merced a todos los funcionarios duartistas, a los que Jaime Téllez Marie, quien fue Secretario de Seguridad Pública con Yunes, facilitaba el ingreso al penal a la hora que quisieran, a los Fiscales, Policías y abogados encargados de torturar y extorsionar a quienes en el sexenio 2010-2016 ocuparon el cargo de Secretarios de Despacho.

Han sido públicos los audios en los que Marcos Even Torres Zamudio y Luis Eduardo Coronel Gamboa negociaban con los abogados de Arturo Bermudez, y que hoy nos clarifican el panorama acontecido en el bienio de Miguel Ángel Yunes en torno a los crímenes ejecutados por funcionarios dóciles, para satisfacer los deseos de su Jefe. Hoy Yunes Linares, pasea por Miami en un Porsche eléctrico, y Winckler en un penal de máxima seguridad, y todo indica que pronto veremos en iguales circunstancias a juezas que se prestaron al juego de mantener a costa de la ilegalidad, a los objetivos políticos del ex gobernante panista para obtener contra la voluntad de estos, confesiones, dinero o bienes.