NIÑOS

Mira Política, Guadalupe H. Mar.



URGE ATENDERLOS… Padres de niños con cáncer que acuden a la Torre Pediátrica del
puerto de Veracruz para el tratamiento de sus menores hijos, denuncian desesperados que de
nueva cuenta faltan medicamentos para sus enfermos.

 

Son casi 80 los niños afectados a quienes les faltan cinco tipos de medicamentos utilizados en
sus tratamientos oncológicos, mismos que por ahora, es la sociedad civil quien los apoya
porque el gobierno no ha surtido estas medicinas desde hace unos cinco meses.

 

Lo peor, dicen los padres de los niños con cáncer, es que el director de ese hospital se ha
negado a recibirlos, argumentando que se encuentra ocupado. Urge que se presente el
secretario de Salud, Roberto Ramos Alor.

 

LA BURRA NO ERA ARISCA… Ha generado suspicacias entre la población en general,
sobre todo entre los padres de familia, la unilateral decisión de las autoridades educativas en
el estado de Veracruz, para que los niños de educación básica en escuelas del sector público, o
del gobierno como se les llama, regresen a las aulas, disposición que dicho sea de paso, surgió
del mismísimo presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, como testimonio de
que se ha manejado adecuadamente la crisis provocada por el COVID-19.

 

La suspicacia se fortalece porque nuevamente algunos municipios veracruzanos pasaron de
estar en semáforo verde al naranja, como resultado de haber creído que ya se había domado la
pandemia.

 

A diferencia de las escuelas del gobierno que ya están regresando a sus actividades normales,
casi al final del curso lectivo, las del sector privado en su mayoría ya informaron a los padres
de familia, sus clientes, que sus hijos volverán a las aulas hasta agosto próximo al iniciar el
nuevo curso escolar, cuando estiman que la mayoría de la población ya esté vacunada.

 

También hasta agosto la Universidad Veracruzana volverá a tener a sus miles de alumnos en
sus aulas, ya que por su autonomía lo puede decidir internamente, entre autoridades y
sindicatos, sin que intervengan los que quieren hacer cumplir un anuncio presidencial.

 

PASARELA BEISBOLERA… En los corrillos políticos se comentaba que a la inauguración
de la temporada de la Liga Mexicana del Béisbol en el ultra reformado estadio “Beto Ávila” del
municipio de Boca del Río, no vendrá ya saben quién, disque por respeto a la veda electoral,
pero en su lugar estará la secretaria de Energía del gobierno federal, la zacatecana Norma
Rocío Nahle García, quien acompañará en el palco de honor al gobernador del estado de
Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez.

 

RENOVADA PROPUESTA… El pasado lunes, la doctora María del Rocío Ojeda Callado,
académica de tiempo completo y ex directora de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la
Comunicación, de la Universidad Veracruzana, se presentó ante la opinión pública como
aspirante a la rectoría de la UV, esto acompañada de un numeroso grupo de maestros
universitarios que se suman a su proyecto.

 

La también ex presidenta de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas
(CEAPP), dijo en la rueda de prensa a la que convocó para tal fin, que con profesores
universitarios de diversas regiones elabora su programa de trabajo, el cual dará a conocer a la
comunidad de la Universidad Veracruzana y a los integrantes de la Junta de Gobierno, cuando
realicen el proceso de auscultación directa e indirecta.

 

CAMINO AL ANDAR… La académica universitaria y periodista Rosa Hernández Espejo,
candidata del partido Movimiento de Regeneración Nacional – Morena- a la diputación
federal por el Distrito IV con cabecera en la ciudad de Veracruz, trabaja incansablemente en su
circunscripción geográfica, incluso a deshoras, para atender a la gente que le busca para
plantearle sus inquietudes y necesidades.

 

Ella es ampliamente conocida en el municipio de Veracruz por su trayectoria periodística
donde se ha distinguido por su sensibilidad para con la ciudadanía.

 

Y NO ERA SÁBADO… En contraparte, al también morenista Magdaleno Rosales Torres,
quien busca repetir como diputado en el Congreso veracruzano, nunca imaginó que su falta o
ausencia de cercanía con los votantes de su distrito le provocara tremando baño a
manguerazos en el fraccionamiento Puente Moreno, del municipio de Medellín de Bravo.
Por ello duda en apersonarse en el parque de béisbol “Beto Ávila” para muestrearse, pues allí
podría recibir un baño de agua de riñón, tan famosos en los estadios de Veracruz.