¿Qué llegaron para quedarse…?

Apuntes, Manuel Rosete Chávez.



“No somos ladrones, represores, corruptos, ni flojos; Eric Cisneros” Si claro, no son nada.

 

El pasado miércoles 18 publicamos en este espacio un texto titulado “Llegamos para quedarnos”, en el que narramos el entusiasmo que mostraban los nuevos funcionarios estatales de la 4T, antes de iniciar actividades, seguros de que con el triunfo obtenido en las urnas, aplastante, era suficiente para permanecer en el gobierno por mucho tiempo, solo que con lo que han demostrado, en el ejercicio del pinche poder, como decía Fidel Herrera, malamente les dará para mantenerse el sexenio y adiós, a cargar con el principio básico de “los carniceros de hoy serán las reses de mañana”, y a lo mejor ni siguiera hasta que se cumpla el sexenio completo, antes podrían irse por corruptos, ineficientes, arrogantes y… bueno.

Daniel N, un lector frecuente, nos envía una opinión que refuerza nuestra hipótesis, por eso la compartimos con ustedes.

 

“Efectivamente; en su inicio como gobierno en sus primeras declaraciones, reuniones y festejos con alegría desbordante transmitían la idea firme de que esta oportunidad representaba el inicio de un proyecto a largo plazo. La oportunidad soñada  por la que lucharon para llegar y por supuesto mantener a la 4T en la cima del poder ya era una realidad. La encomienda del Gobernador a su equipo de secretarios; No mentir, No robar, No Traicionar se debió escuchar dentro de palacio de gobierno.”

 

“La gran cantidad de votos a favor de ese nuevo movimiento logró lo que nadie se hubiera imaginado; remontar y colocar a personajes que sin experiencia ni trabajo social alcanzaron puestos dentro del servicio público que nunca se imaginaron. Tal falta de experiencia quedó demostrada con la designación de servidores públicos tan grises que mejor les conviene no hacer declaraciones ni mucho menos aparecer en actos públicos porque ponen en evidencia su falta de inteligencia, sensibilidad y conocimiento ante los problemas que tiene que resolver como parte de sus responsabilidades como servidores públicos.”

 

“Pero se están olvidando de algo muy importante, de la razón por la que fueron encumbrados y que era el descontento generalizado de la sociedad; descontento producto de los malos gobiernos que los antecedieron y que habían dejado al Estado en una completa crisis económica, de seguridad y credibilidad del trabajo político ante el desvergonzarte desempeño de sus funcionarios.”

“Los resultados palpables opacos del actual gobierno, nos ha obligado a ser una sociedad crítica y con una actitud firme para exigir que se cumplan lo prometido, actuamos en consecuencia ante la realidad que percibimos y que lastima el presente de nuestras familias y nuestra sociedad que al inicio de este nuevo gobierno parecía ser prometedor y ahora se encuentra estancado en un nivel de sobrevivencia.”

 

“Ya basta de culpar a los malos gobiernos anteriores porque no abona en nada, porque no se traducen en repunte del nivel triste que vivimos. Pregunte al empresario que ha tenido que cerrar su negocio y que a perdido parte o todo su patrimonio, pregunte al desempleado, al enfermo, a la sociedad en general si en algo le reconforta o aligera su pobreza, tristeza, salud o disgusto al escuchar que los gobiernos del pasado son los culpables de lo que hoy vivimos.”

 

“Hace dos años fueron tiempos de elección y era la oportunidad a un nuevo gobierno, responsabilidad democrática que se les otorgó y que aceptaron libremente. Votamos por un gobierno del cambio, por un gobierno eficiente en todos los aspectos y honesto, creímos en sus promesas de campaña, sabíamos que habitábamos un Estado inestable y empobrecido pero confiamos en ese cambio prometido; por lo tanto, es justo nuestro reclamo y nuestra crítica. Ese malestar de antaño aún perdura y el voto de confianza en el nuevo gobierno que prometieron hoy en día la sociedad lo cuestiona.

 

Afortunadamente hemos sido testigos de eventos democráticos recientes donde ha quedado de manifiesto que el Voto ciudadano ha adquirido el verdadero valor que debe tener, es el que pone y es el que quita de la silla del poder.”

 

“Reza un refrán que muchos conocemos: los errores del pasado hay que tenerlos presentes para no volver a caer en ellos pero que no se vuelvan un lastre para seguir adelante. Al buen entendedor pocas palabras.”

Pobre Regina, déjenla descansar

 

El siempre ocurrente presidente de México Andrés Manuel López Obrador, en su mañanera de ayer se comprometió a revisar el caso de la compañera periodista Regina Martínez, asesinada en su domicilio en el año 2012. AMLO dijo haber conocido a Regina y recordó que en su cobertura lo acompañó en sus recorridos por Veracruz hace años, la definió como una periodista intachable.

 

Por ello, respondió a Proceso expresando un compromiso para revisar el caso, conocer el estado actual del mismo y buscar el mecanismo para reiniciar o retomar la investigación, posiblemente de manera independiente.

 

“En el caso de Regina estoy totalmente de acuerdo en que se busque el procedimiento para reabrir el caso, es un compromiso.

 

Conocí a Regina, me acompañó en el éxodo por la democracia, cubrió todo el andar, toda nuestra trayectoria en Veracruz en 1990-91, como reportera de Proceso. Entonces la conocí, muy buen una periodista incorruptible, profesional. Si vemos la forma legal de que se reabra el caso si es que está archivado, yo no sabía que se hubiese cerrado el caso, pero si es así lo reabrimos y se hace la investigación a fondo. Tenemos ahora condiciones distintas porque no hay contubernio, entonces podemos conocer toda la verdad”, expuso el mandatario.

 

La corresponsal de Proceso en Veracruz fue asesinada el 28 de abril de 2012, en su casa, en Xalapa.

 

Nos tocó estar muy cerca de la investigación del crimen de la compañera Regina y nos consta que la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado, cuyo titular era en ese tiempo el destacado jurista y político Felipe Amadeo Flores Espinoza, realizó una minuciosa investigación hasta dejar bien claro este indignante caso. Los asesinos de la periodista a quien nos da gusto que se le recuerde como incorruptible y profesional porque así era, fueron José Antonio Hernández Silva y un sujeto apodado “El Jarocho”; el primero fue detenido y cuatro meses después puesto en libertad en un acto de venganza del Magistrado Edel Alvarez Peña, tiempo después fue reaprendido y a la fecha cumple su condena en un penal estatal. El Jarocho nunca pudo ser detenido, o hasta el momento no, pero al parecer ya falleció. En torno al brutal asesinato de la compañera Regina se hicieron infinidad de hipótesis, nosotros junto con otros cinco periodistas más sabemos que la Procuraduría cumplió y detuvo a uno de los dos asesinos.

Reflexión

Una tercera parte de los senadores de Morena militaban en el PRI y el PAN, así que son corresponsables de la corrupción de la que tanto se quejan. Si quieren enjuiciar a los expresidentes, que se fajen las faldas y los pantalones y presenten las denuncias;