Contrató Oro Negro empresa israelí para espiar a funcionarios de Pemex



 

 

Según documentos contables de Oro Negro, en poder de este medio, la firma habría contratado a través de sus abogados el servicio de investigación y trabajos de alta inteligencia, para espiar a directivos de Pemex.

La trama de la empresa Oro Negro y sus disputas con Pemex, el fraude por el que en cortes de México y Estados Unidos se acusa a sus directivos, y los intentos de sobornos que los ejecutivos de Oro Negro –hoy prófugos y con ficha roja de Interpol– dicen haber tenido por parte de funcionarios públicos en Pemex, toma otras dimensiones.

Documentos contables de Oro Negro revelan que bajo la dirección de Gonzalo Gil White, esa empresa habría contratado, a través de sus abogados, los servicios de investigación y trabajos de alta inteligencia de Black Cube, la agencia privada operada por veteranos exagentes de inteligencia israelí, para obtener información profesional y personal de directivos de Pemex, sus familiares, amigos, empleados y todo aquel entorno cercano, entre otros servicios.

En el expediente del Juicio por Concurso Mercantil, presentado por acreedores de Oro Negro en contra de Gonzalo Gil y sus socios (expediente 345/2017), que lleva el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Civil de la Ciudad de México, el síndico que lleva el proceso de quiebra, Fernando Pérez Correa Camarena, presentó documentos contables de Oro Negro de sus deudas y pagos con la firma de abogados Quinn Emanuel Urqhart & Sullivan, LLP, (QEUS), como parte de una disputa sobre los pagos de Oro Negro al despacho estadounidense.

En la documentación del expediente, aparece la “carta compromiso” entre Black Cube y Quinn Emanuel, con fecha 30 de agosto de 2017, que ese mismo día Quinn Emanuel habría remitido a Gonzalo Gil White, CEO de Oro Negro, vía correo electrónico, clasificada como información confidencial, apelando al privilegio entre cliente y abogado.

En el escrito, Black Cube se presenta como una firma de consultoría estratégica y de inteligencia empresarial establecida en Londres, Tel Aviv y París. Dueña de la marca en Israel, Estados Unidos, Reino Unido, Unión Europea, Honk Kong, Australia, y otros países, especializada en encontrar soluciones para los retos empresariales para alcanzar una alta calidad, alta inteligencia y proveer a sus clientes una consultoría estratégica y guía. Se presenta como un selecto grupo de veteranos de elite de inteligencia israelí combinada con expertos legales y financieros, expertos en los campos de información, análisis e investigación.

Según la documentación, se habría contratado a la firma Black Cube para “investigar” mediante trabajo de alta inteligencia a directivos de Pemex, entre ellos José Antonio González Anaya, entonces director general; también al Director Corporativo de Finanzas, Juan Pablo Newman; al Director Corporativo de Administración, Carlos Alberto Treviño; al director de Procura y Abastecimiento, Miguel Ángel Servin Diago, y a otros empleados y exempleados del área de compras cuyos nombres no se especifica.

También a lo tenedores de bonos John Frederickson, Tor Ofal Troim, Espen Westeren, Paul Leane, Fintech, y ARCM. Y a los competidores de la compañía como Sea Drilling.

Según los documentos, el mismo 30 de agosto de 2017 Gonzalo Gil White recibió los términos del acuerdo de los servicios contratados a través de la firma de abogados Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan, LLP, y con carácter de confidencial, la carta compromiso que Black Cube habría remitido a Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan como consejera de Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro, detallando el proceso de investigación y alcance de los servicios que Black Cube proveería.

El objetivo central sería que Black Cube proveería servicios de inteligencia al cliente para detener y revertir [según sus dichos] la desventajosa posición de Oro Negro en el mercado petrolero mexicano, y asegurar las condiciones de sus contratos con Pemex y proteger su propiedad sobre Oro Negro.

Como parte de ese objetivo mediante trabajo de inteligencia inicialmente se obtendría información personal y profesional de nombres como José Antonio

González Anaya, Juan Pablo Newman, Carlos Treviño Medina, Miguel Ángel Servin Diago, y otros jefes del departamento de Procura, y otros exempleados, incluyendo los miembros de su familia, conocidos y asociados. También de competidores de Oro Negro.

El cliente proveería también toda la información que tuviera.

Con esa información, se crearía un mapeo de individuos, compañías relacionados con el caso. Ese mapeo lo usaría para identificar mejor las personas, compañías o cualquier elemento y canales a través de los cuales los llamados conspiradores habrían orquestado su Conspiración contra el cliente.

Cabe señalar que públicamente Gonzalo Gil White hablaba de una “conspiración” de los directivos de Pemex contra Oro Negro.

Según el documento que se integró al expediente Black Cube identificaría familiares, amigos, conocidos, empleados y cualquier personas que pudiera proporcionar información de los investigados, o que pudieran tener conexiones directas con sus actividades y que pudieran conducir a otros puntos de enfoque para tener más información, lo que incluiría los miembros de las familias, los amigos, asociados profesionales y sus negocios.

Black Cube realizaría un mapeo de todas las transacciones financieras relevantes de los investigados y de sus socios y otros individuos clave en el caso. Derivado de ese mapeo inteligente, Black Cube podría identificar los patrones de transacciones y las potenciales ligas profesionales y personales de los investigados. El mapeo podría incluir, pero no se limitaría a los miembros de la familia, amigos y otros interesados financieros de los investigados. También se identificaría a las personas que pudieran proveer más información relacionada con la Conspiración, información que podría aprovechar el cliente.

Para el proyecto, Black Cube dedicaría un equipo de expertos de inteligencia operando en México, Estados Unidos , Noruega, país donde tiene su domicilio el fiduciario de los bonos de deuda emitidos por Oro Negro, y otras ciudades que no se especifican.

El equipo

El equipo se formaría con un gerente con experiencia en este tipo de casos, analistas de inteligencia , analistas de negocios, expertos en ciberseguridad, expertos con amplia experiencia en ciber seguridad, y deep web, expertos en operaciones de ingeniería social, y asesores legales.

El equipo contaría con el apoyo de la junta directiva y asesores, empresarios en puestos clave en Israel y en el extranjero y ex jefes de las fuerzas de inteligencia israelíes, todos los cuales contribuirían desde su vasta experiencia y conexiones en todo el mundo.

El reporte final de proyecto se entregaría en un periodo de 60 a 90 días después de la firma del contrato, y tendría un costo de 300,000 libras esterlinas.

Pero adicionalmente en caso de que el trabajo de inteligencia producida por Black Cube se utilizara y como resultado Oro Negro llegara a un acuerdo con Pemex para obtener tarifas diarias más altas que las tarifas ofrecidas por Pemex, Black Cube recibiría una tarifa de éxito de 1,000,000, (un millón) de libras esterlinas.

En el documento aparece el nombre de Dr. Avi Yanus, director.

En julio de 2018, Gonzalo Gil White publicó en el NY Times un desplegado en el que acusó una “conspiración” por parte de directivos de Pemex y sus acreedores para acabar con Oro Negro y acusó que Pemex pidió sobornos a Oro Negro para mantener sus negocios.

Gonzalo Gil había dicho que presentaría audios donde se comprobaban esos intentos de soborno, no obstante hasta este momento no se han hecho públicos. Pero en septiembre pasado, la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México pidió a Interpol la colaboración para ubicar a Gonzalo Gil White y sus socios José Antonio Cañedo White, Carlos Enrique Williamson Nasi, Miguel Ángel Villegas Vargas y Alonso del Val Echeverría, por el proceso en su contra acusados de administración fraudulenta y abuso de confianza.

Hasta el momento no ha sido detenido, pero su exsocio Alonso del Val se convirtió en testigo colaborador del caso contra Gil White.

Este medio ha buscado hablar con el síndico del caso, Fernando Pérez Correa, para comentar sobre los documentos contables de Oro Negro aquí descritos. Hasta el momento no hay respuesta.

 

Se ha intentado contactar también a los abogados del despacho estadounidense y se está en espera de una respuesta.

Gastos por “investigación”

En junio de 2019, el Juez Segundo de Distrito en Materia Civil de la Ciudad de México solicitó al síndico encargado del concurso Fernando Pérez Correa Camarena la elaboración de un informe detallado de toda la documentación que lograra obtener de la contabilidad de Oro Negro en relación a los gastos legales con el proveedor Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan.

El resultado fueron cinco carpetas digitales en formato zip con estados de cuentas, facturas y transferencias a QEUS.

Se habla de cantidades por once millones 860.249.12 dólares en deuda, y como pagado 7 millones de dólares en dos transferencias una por un millón de dólares, y la otra por 6 millones el 25 de junio de 2018.

De las facturas pagadas se identificaban como International Litigation Options, Investigation, Oro Negro Dispute Investigation, Oro Negro Chapter 15 (Capítulo 15 Oro Negro).

Los “objetivos”

Los nombres que aparecen como “objetivos” del trabajo de inteligencia de Black Cube, son José Antonio González Anaya, director de Pemex entre 2016 y 2018, quien además es concuño del expresidente Carlos Salinas de Gortari.

 

Juan Pablo Newman, Director Corporativo de Finanzas de Pemex entre enero de 2016 y enero de 2018, un hombre cercano a González Anaya con quien se fue como Titular de Unidad de Crédito Público en la SHCP, cargo en el que estuvo de enero a noviembre de 2018. Antes había estado en esa secretaría, de febrero de 2009 a marzo de 2013 en esa misma área; y entre abril de 2013 y diciembre de 2015, en Nacional financiera , como Director General Adjunto.

También a Carlos Alberto Treviño, quien en ese momento se desempeñaba como Director Corporativo de Administración y Servicios de Pemex (cargo que tuvo de marzo de 2016 a noviembre de 2017), y quien en el cambio de José Antonio Gonzáles Anaya a la SHCP, sería designado director general de la petrolera (de noviembre de 2017 a noviembre de 2018).

Antes de llegar a Pemex tenía a su cargo la Dirección de Finanzas del IMSS (diciembre de 2012 a enero de 2014).

Treviño estuvo en la Presidencia de enero de 2001 a diciembre de 2004 como director general de planeación, estrategia y desarrollo regional; y de innovación gubernamental. En 2005 fue Oficial Mayor de la Secretaría de Energía; de 2005 a 2006 de la Secretaría de Economía; de 2006 a 2010 director de programación y presupuesto de la Subsecretaría de Egresos de la SHCP.

Miguel Angel Servin Diago, otro de los objetivos se había desempeñado antes en al SHCP, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, entre otros.