Estados Unidos impone sanciones a principal grupo petroquímico de Irán



La medida de Estados Unidos apunta a estrangular el financiamiento del grupo petroquímico más grande y rentable de Irán.

Estados Unidos dio este viernes un nuevo paso en su escalada contra Irán con la imposición de sanciones al principal grupo petroquímico iraní, el PGPIC, por sus vínculos con los Guardianes de la Revolución.

La medida apunta a estrangular el financiamiento del grupo petroquímico más grande y rentable de Irán y se extiende a sus 39 subsidiarias y “agentes de ventas con sede en el extranjero”, señaló el Departamento del Tesoro.

Entre estas están NPC International, con sede en Reino Unido, y NPC Alliance Corporation, con sede en Filipinas, ambas controladas por PGPIC.

“Esta acción es una advertencia de que continuaremos apuntando a los grupos y compañías en el sector petroquímico y en otros que proporcionen ayudas financieras” a los Guardianes de la Revolución, una fuerza de élite de la República Islámica de Irán, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

El Tesoro advirtió que las compañías internacionales que continúen asociándose con PGPIC o sus subsidiarias y agentes de ventas “estarán expuestas a las sanciones de Estados Unidos”.

Los esfuerzos de Washington durante el año pasado para ahogar la economía de Irán, tras la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de abandonar el acuerdo nuclear firmado en 2015 por su antecesor, han llevado a un enfrentamiento entre Washington y sus aliados, pues muchas empresas internacionales se han visto afectadas por la disputa.

Varios países han cortado la importación de crudo iraní, mientras que Europa ha tratado de diseñar un mecanismo para continuar comercializando con el país sin violar las sanciones estadounidenses.

El Tesoro explicó que decidió penalizar a PGPIC debido a sus vínculos con el brazo económico de los Guardianes de la Revolución, conocido como Khatam al Anbiya.

PGPIC concedió contratos a Khatam al Anbiya “generando cientos de millones de dólares para un conglomerado económico de los Guardianes de la Revolución que se extiende a través de las principales industrias de Irán”.

Washington incluyó en abril a los Guardianes de la Revolución en su lista de organizaciones terroristas, la primera vez que se tomaba esta medida contra un ente gubernamental.

La decisión significa que cualquiera que haga negocios con esta organización se enfrentaría a penas de prisión en Estados Unidos.

“Negar la financiación”

Las sanciones prohíben que la empresa y sus subsidiarias accedan al mercado o al sistema financiero de Estados Unidos incluso a través de otras compañías, y bloquea todos los fondos o propiedades de la firma iraní que se encuentran radicados en el país norteamericano o en poder de una firma estadounidense.

Las sanciones podrían extenderse a “cualquier institución financiera extranjera que facilite deliberadamente una transacción financiera significativa o provea servicios financieros significativos para las entidades designadas”, informó el Tesoro en un comunicado.

“Al apuntar a esta red, tenemos la intención de negar fondos a elementos clave del sector petroquímico de Irán que brindan apoyo a los Guardianes de la Revolución”, dijo Mnuchin.

El grupo PGPIC controla el 40% de la capacidad de producción petroquímica de Irán y es responsable del 50% de las exportaciones de este sector del país, informó el Tesoro.

Las tensiones entre Washington y Teherán se han disparado durante las últimas semanas después de que Trump ordenara desplegar más tropas en la zona del golfo Pérsico y reanudara la venta de armas a Arabia Saudita para protegerse de un ataque inminente, según Estados Unidos.

Trump insistió el jueves en que estaría dispuesto a reabrir las conversaciones con Irán siempre y cuando acepten abandonar su supuesto anhelo de poseer armas nucleares. Pero Teherán descartó las conversaciones hasta que Estados Unidos esté listo para “volver a la normalidad”.