Pese a que Leticia Perlasca pagó 25 millones a empresa “fantasma”, juez le concede suspensión provisional en contra de orden de aprehensión



Xalapa, Ver.- Leticia Perlasca Núñez, ex titular de la Secretaría de Turismo y Cultura en la administración de Javier Duarte, promovió un amparo y consiguió una suspensión provisional en contra de una orden de aprehensión, argumentando que su vida corre peligro.

La exfuncionaria afirmó que se encuentra “en peligro de privación de la vida”, añadiendo que se han cometido ataques en contra de su libertad.

La orden de aprehensión fue expedida por la juez de control de Pacho Viejo, Mónica Segovia Jácome.

No obstante, en el trámite de su amparo argumentó que los ataques en su contra han ocurrido fuera de cualquier procedimiento judicial: “para someterme a diversos tormentos y golpes, incomunicación y demás actos prohibidos por el artículo 22 y demás relativos de la Constitución General”.

Según el Sistema Integral de Seguimiento de Expedientes del Poder Judicial de la Federación, la exfuncionaria promovió el amparo 345/2019 ante el Juzgado Segundo de Distrito.

Dicha autoridad jurisdiccional concedió la suspensión provisional para evitar ser detenida, por cualquier orden de aprehensión girada por la Juez.

Según información difundida en medios locales, Perlasca Núñez estaría involucrada en un caso de corrupción al haber autorizado el pago de 25 millones de pesos a una empresa “fantasma” durante su gestión al frente de la Secretaría de Turismo.

Dicho pago habría sido en el año 2012 a favor de la empresa Cerene S.A. de C.V., una de las principales empresas fachadas con las que se dio el desvió recursos públicos en el gobierno de Javier Duarte, según la Fiscalía.

La justificación del pago de 25 millones de pesos fue para el pago de una campaña publicitaria “Veracruz estado ideal”, donde la figura principal era la actriz veracruzana Ana de la Reguera.

En dicho caso, también estaría involucrado el ex titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación, Tomás Ruiz González, quien avaló los pagos de inmediato a esa empresa fantasma, cabe destacar que en aquellos años, Ana de la Reguera era la pareja sentimental de Tomás Ruiz, con quien hasta planeó casarse.