Policías Ministeriales los presuntos responsables de la desaparición de Gaby



 

*Pese amenazas, nulos resultados en las investigaciones y un probable encubrimiento, familiares continúan buscando al menor.

 

Veracruz, Ver.- Los gritos de Ángel Gabriel Tobón Fuentes pidiendo auxilio cuando era arrastrado a la fuerza por hombres armados hacia un auto rojo fue lo último que su familia supo de él.

Su abuela fue retenida en la puerta por su tía cuando trataba de ayudarlo, ningún vecino hizo algo por intervenir cuando era golpeado frente a su casa, de donde acaba de salir para comprar el desayuno.

De eso pasaron dos años y tres meses, eran las 11:35 horas del 6 de junio del 2017, en la colonia Vista Mar de la ciudad de Boca del Río, al siguiente mes ingresaría al Centro de Estudios Tecnológicos y del Mar en donde se instruiría para ser buzo industrial.

Su hermana Lidia Lara afirma que los responsables de su desaparición fueron Policías Ministeriales de la Fiscalía General del Estado, en ese entonces a cargo de Jorge Winckler Ortiz.

“Los vecinos los identifican como policías judiciales, por el tipo de coche, por las posturas que ellos utilizan y porque traían una placa, altos fornidos, pantalón de mezclilla, camisas de cuadros manga larga”.

Su testimonio se encuentra en la carpeta de investigación 25/2018 que sigue la Fiscalía Especializada para la Atención de Personas Desaparecidas, en la que se investiga la presunta desaparición forzada del joven de 17 años de edad.

Sin embargo, las diligencias judiciales fueron retrasadas desde el inicio, en un intento evidente por proteger a los agentes de la Policía Ministerial y después a Policías Navales que podrían estar involucrados en la desaparición de un amigo suyo un día antes.

Hasta ahora no existe ningún nombre de los probables responsables y tampoco pistas certeras del paradero de su hermano, cuenta Lidia para E-Consulta Veracruz con una voz firme que se va apagando mientras más se acuerda de él.

“Desde el primer día que se lo llevaron le prometí buscarlo y encontrarlo, por eso no me importó dejar un trabajo, no me importó dejar a unas amistades, no me importó dejar mi vida de lado, porque yo quiero que él regrese, vivo o muerto yo le dije que lo voy a traer a casa, ya son dos años, me siento muy frustrada”.