Sismo de 7.1 grados causó mega grieta en California

Los terremotos de la semana pasada abrieron la tierra en el desierto de Mojave.

El sismo de 7.1 grados que afectó al estado de California el pasado 5 de julio, considerado el más grande que se ha producido en el estado desde 1999, provocó una inmensa grieta en la tierra que incluso puede verse desde el espacio.

El temblor ocurrió a las 8:19 pm, cerca de Ridgecrest, 36 horas después de otro sismo de 6.3 grados; a la mañana siguiente fue notable que la topografía del área había cambiado.

La fisura en el suelo inicia 10 millas al noreste de Ridgecrest, en la carretera 178 y se adentra hasta el centro de un terreno deshabitado, según los primeros análisis, aparentemente el área afectada contenía agua, pero la erosión de la arena indica que el líquido fue succionado.

La empresa Planet Labs Inc. capturó el antes y después de la grieta —de unas dos pulgadas de ancho— que se extiende por el desierto de Mojave; aún no se ha dado a conocer su longitud y profundidad, pero ya se ha convertido en una atracción local en California.

Habitantes de la región acuden a tomarse selfies, grabar o comparar el tamaño de la grieta con partes de su cuerpo. Algunos testigos han asegurado que la fisura tiene al menos un metro de profundidad.

Los efectos inmediatos al movimiento en la Falla de San Andrés fue la ruptura de carreteras y de tuberías y, en consecuencia, incendios por fugas de gas.

El gobernador de California, Gavin Newson estimó los daños por los sismos en unos 100 millonesde dólares.

En la carretera 178 fue cerrado un tramo de 48 kilómetros entre Ridgecrest y el poblado de Trona, al suroeste de Death Valley, por las fuertes afectaciones en el camino.

Sólo 30 mil personas viven en la región de Ridgecrest, que se encuentra en medio de zonas más pobladas del sur de California y del condado Clark, en el que se ubica Las Vegas. Pero lossismólogos han advertido que el área podría registrar hasta 30 mil réplicas en los próximos seis meses.

California se está asociando con el gobierno federal para construir un sistema de alerta de terremotos en todo el estado, planeado para junio de 2021. El estado ya ha gastado al menos 25 millones de dólares en la construcción, incluida la instalación de cientos de estaciones sísmicas en todo el estado.

Este año, el gobernador demócrata Newson dijo que el estado necesitaba 16.3 millones de dólares para finalizar el proyecto.