Veracruz ocupa el segundo lugar en embarazo en adolescentes



 

*Coatzacoalcos, Coscomatepec, Xalapa, Veracruz, Córdoba y Papantla entre los municipios que encabezan las cifras.

 

Veracruz, Ver.- De acuerdo con el Grupo Estatal para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, GEPEA y el Consejo Nacional de Población (CONAPO), el Estado de Veracruz ocupa el segundo lugar a nivel nacional con más de 20 mil embarazos anuales de mujeres adolescentes.

Coatzacoalcos, Coscomatepec, Xalapa, Veracruz, San Andrés Tuxtla, Minatitlán, Perote, Córdoba y Papantla son los municipios que encabezan las cifras según el último reporte de CONAPO en 2018.

VERACRUZ Y LAS ALERTAS DE GÉNERO

Desde 2017, en su informe de Alerta de Género por Agravio Comparado, la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM) ubicó a Veracruz en el tema de embarazos adolescentes, en el segundo lugar nacional con el registro de 26 mil embarazos, en mujeres con edad de 15 a 19 años.

Ese mismo año la dirección de salud pública de la Secretaría de Salud y Dirección de Servicios de Salud de Veracruz, SESVER y el Consejo Estatal de Población (COESPO), confirmaron la información de CONAVIM.

26 mil embarazos se registraron entre 2016 y 2017 de los que 91 por ciento eran de mujeres de entre 15 a 19 años, y el 8 por ciento de estos, de niñas menores de 15 años.

Fue en 2017 cuando en Veracruz se registró 18.8 por ciento de nacimientos de esta índole, un aumento del 0.2 por ciento en comparación con 2016, cuando la cifra fue de 18.6 por ciento.

La cifra superó incluso la media nacional, que fue en ese 2017 de 17.9 por ciento de nacimientos en madres adolescentes.

OBSERVATORIO CIUDADANO NACIONAL DEL FEMINICIDIO Y CONAPO

Para 2014 según CONAPO, el 7.5 por ciento de las mujeres en edad fértil de 15 a 19 años que no estudiaron, se debió a un embarazo no planeado.

Según el Observatorio Nacional, entre 2015 y 2016 en Veracruz, más de mil niñas de entre 10 y 14 años resultaron embarazadas, la mayoría por violación sexual, quienes fueron forzadas a continuar con la gestación.

Esta situación obligó al 80 por ciento de las adolescentes a desertar de las escuelas, limitando su desarrollo y disminuyendo las oportunidades de progreso personal, social y profesional de las madres adolescentes o infantes.

En México, el embarazo en adolescentes se identificó como un problema, a partir de un descenso en la tasa de fecundidad respecto a lo observado en los demás grupos de mujeres en edad fértil (mayores de 18 años).

Según el titular de CONAPO, Carlos Javier Echeverri Cánovas, dentro de la decimoséptima reunión Ordinaria del GIPEA (Grupo Interinstitucional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes) existe abuso y coerción sexual en el 48.6 por ciento de los casos donde la progenitora es menor de edad.